Quienes Somos

En 1888 llega a Buenos Aires de su Italia natal nuestro bisabuelo “Donato Bárbaro”. Durante unos años aprende el oficio de cardar lana.

Recorriendo los barrios a pie, llevando consigo su cardadora, convirtiéndose en uno de los pioneros en fabricar colchones a domicilio.

En 1895, Donato se instala en el barrio de Almagro donde se encuentra el actual negocio y, utilizando su apellido nace “COLCHONES BÁRBARO”.
Nuestro abuelo Elías, hijo de Donato, es quién entre los años 1930 y 1950 le da el verdadero impulso al negocio, aprendiendo además de cardar, el oficio de tapicero y creando el primer somier con resortes que se colocaba dentro de las camas, reemplazando a los antiguos elásticos metálicos de flejes o tejido de nido de abeja.

 

Por aquellos años, y tomando ideas de los barcos que venían de Europa, comenzaron a fabricar los primeros colchones de resortes a los que se les agregaba lana para que sean más cómodos y más duraderos.

Pasaron los años y el que llevó adelante el negocio con mucho esfuerzo y abnegación fue Rubén, hijo menor de Elías y nuestro padre; aggiornando los modelos de resortes e incorporando los colchones de espuma de alta densidad.

Ya en los años 90, nos sumamos a la empresa, junto a nuestros padres, Rubén y Susana, siguiendo el legado familiar, fabricando todo tipo de colchones de resortes, espumas, látex de 55 kg. y con memoria, como también colchones especiales para personas con patologías como son la fibromialgia, cervicalgia, problemas lumbares y colchones reforzados para personas con sobrepeso (más de 150 kg.).

Atendemos hoteles, hospitales, ortopedias, geriátricos, entre otros; dándole a nuestros clientes mayoristas y minoristas, un trato personal y especializado, demostrando que la frase “la veracidad nos dará el prestigio” no se agota en el tiempo.

Nuestro lema es que:En nuestros colchones se duerme Bárbaro y es el deseo real de toda nuestra familia.

Diego y Gustavo Bárbaro

Envío gratuito a CABA

Servicio al Cliente los 365 días